• ¿Para quién está dirigido?

    Para adolescentes que desconfían de sus propias facultades y no quieren tomar decisiones por miedo a equivocarse. Por otro lado necesitan la aprobación de los demás, ya que tienen mucho conflicto, pues suelen tener una imagen distorsionada de sí mismo, tanto en lo que se refiere a rasgos físicos como de su valía personal o carácter. Todo esto les produce un sentimiento de inferioridad y timidez a la hora de relacionarse con otras personas.


  • Logros de aprendizaje

    • Demuestra en su comunicación no verbal (rostro, gestos, tono de voz, forma de expresarse, etc.) que se siente satisfecha con su vida.
    • Habla con tranquilidad tanto de sus logros y cualidades, como de sus defectos y puntos a mejorar.
    • Es capaz de dar y de recibir halagos y otros gestos positivos
    • Está abierto a las críticas constructivas y es capaz de reconocer sus propios errores, dejando a un lado comportamientos perfeccionistas.
    • Transmite serenidad, naturalidad y espontaneidad.
    • Siente apertura y motivación ante nuevas experiencias.
    • Sabe cómo aportarse momentos de placer y lo hace con frecuencia.
    • Tiene capacidad de disfrutar de la alegría y el bienestar y también se permite las emociones negativas.
    • Su diálogo mental no es destructivo sino positivo, se envía mensajes de ánimo y aprecio.
    • Prioriza sus necesidades antes que la aprobación de los otros.