Anónimo 4:1 19/5/2021

Hola, Hace 8 año que tengo mi mejor amigo, fue como un hermano para mi, fuimos muy buenos amigos. Hasta que el año pasado empecé a sentir algo especial por el y al parecer el también... pero creo yo si me enamore de él. Lo hablamos y me entero que el vuelve con su ex novia y que yo solo era su amiga. Se portó mal y sus actitudes demostraran que no le importaba. Me dolió que mi mejor amigo fuera el causante de mi decepción, debo aceptar que también yo acepte muchas cosas de él que aún no me perdono. Me duele saber que no tengo al novio que soñé y tampoco a mi mejor amigo. Siento desconocelo por su forma de hacer sus cosas, me es difícil ya que tenemos amigos en común y frecuentamos los mismos lugares. Siento cólera al verlo y Pena a vez. He tenido varios decepciones amorosas anteriormente y siento que se vuelve a repetir. Han pasado 2 meses pero aun siento un dolor fuerte en mi corazón. Gracias por leer.


avatar
Joe 23:27 20/5/2021

El primer paso para protegernos de la desagradable sensación de sentirnos decepcionados es no generar demasiadas expectativas respecto a las personas con las que nos relacionamos.

Te dejo algunos tips:

  1. Ante una decepción aparecen emociones relacionadas con la tristeza, el miedo, la rabia o la frustración. Es importante aprender a identificarlas, vivenciarlas, y regularlas de manera saludable. También es necesario darnos nuestro espacio para llorar y liberar la rabia
  2. También debemos verbalizar nuestros sentimientos ante una persona de confianza, y si es necesario, con la persona que ha realizado la “ofensa” para que comprenda nuestras emocione
  3. Una vez haya pasado el torbellino de emociones que hayamos sentido por el desengaño, es importante que realicemos un autoexamen o introspección para vigilar si la imagen que habíamos construido de esa persona estaba distorsionada, y si tenemos tendencia a idealizar nuestras relaciones interpersonales.


Espero que te sirva, pero lo más importante es mejorar tu autoestima y algo que siempre termino diciendo, nunca des tu energía a una sola persona o cosa, imagínate que tienes solo 100 dólares, no lo des a una sola persona, divídelo en diferentes formas, tu familia, tus hobbies, tu profesión y así, cuando vuelva a pasar, ya no te afecta de la misma manera, porque tu enfoque está en varias direcciones.